jueves, 16 de enero de 2014

Lady Ganga is back

Soy Lady Ganga, como el Rastreator pero dedicándome a la búsqueda exhaustiva de la chuminada campera más barata o peculiar...


Hace unos días encontré y adquirí en Ebay una muñeca Basaak (la prima malota y barata de las Blythe, esa muñeca cabezona a la que se le cambian los ojos) por menos de 20 euros, ahora ando como loca buscando tutoriales y herramientas para tunearla, vamos, porque es la primera que cae en mis manos y porque es la emoción del momento y mi nueva afición, customizar muñecas.

Y estas preciosas muñequitas no sólo se customizan, también se visten, se adornan de pies a cabeza y se le añade complementos para hacerles fotos y mostrarle al mundo tus creaciones o lo mucho que se te va la pinza.



Os dejo otro video. No es que me guste especialmente este custom (única y exclusivamente porque me espanta el personaje de la Minaj), pero no le quito su mérito, que lo tiene y se merece reconocimiento por semejante currada.




Erregiro muestra en su canal de youtube todo el proceso del custom, toda la currada de la interpretación de la cantante Nicki Minaj. No me voy a extender hablando de este pedazo de artista porque yo he venido aquí a hablar de mis gangas, pero algún día, cuando me ponga a customizar mi propia muñeca (que algún día será una Blythe auténtica), le agradeceré enormemente toda la inspiración y toda la fascinación que me produce su trabajo.

Volviendo al tema de mis gangas, he encontrado, entre otras muchas cosas, pelo de muñeca, telas bonitas, pinceles sintéticos buenos, bonitos y baratos, etc etc etc:




Un mueblecito de casa de muñecas a precio de saldo, 1,50, preparado para pintar y cambiar su estilo "Casa de muñecas clasicote"













Libro sobre el arte de Alphonse Mucha, el genio del cartelismo francés (con el permiso de su coetáneo Toulouse-Lautrec) y la ilustración publicitaria del fascinante Art Noveau.

Me ha costado 5, 95 y ahora es otra joyita a la que tengo que buscar hueco en mi atestada librería.











Antes de que mi madre vuelva a enviarme uno de esos correos en los que aparece un artículo de revista que previene de los riesgos del acumulamiento de objetos (o Síndrome de Diógenes) o de las antiterapéuticas y engañosas compras compulsivas, intentaré apaciguar sus miedos diciendo que dedico mi tiempo y mis escasos recursos a reutilizar y reciclar y que compras hago pocas, porque no está el horno para bollos y porque hay que ser selectiva. Y porque no me cabe ni una bola más en el Chiquipark.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aaaay, ponme algo, que es graaaatis